Carlos López junio 5, 2018

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), en colaboración con Deloitte, ha publicado Airport Ownership and Regulation, una guía orientativa dirigida a los gobiernos que están considerando asociaciones público-privadas (PPP, por sus siglas en inglés) u otras formas de privatización de la infraestructura aeroportuaria.

“Los aeropuertos son una infraestructura vital. Es importante que los gobiernos que están considerando la privatización o las PPP adopten una visión a largo plazo y se centren en soluciones que maximicen los beneficios económicos y sociales de la conectividad aérea. Airport Ownership and Regulation pretende ayudar a los gobiernos a tomar decisiones mejor informadas utilizando las mejores prácticas, derivadas de décadas de experiencia con lo bueno y lo malo de la privatización de aeropuertos”, dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

Airport Ownership and Regulation se basa en las mejores prácticas de la industria y los resultados derivados de la investigación sobre la efectividad de los diferentes modelos de propiedad y operacionales desde la perspectiva de los socios de la industria. El fenómeno de la demanda de conectividad aérea está superando la capacidad de la infraestructura aeroportuaria actual y muchos gobiernos se enfrentan al desafío de encontrar medios de financiación eficientes para una expansión adecuada.

Anuncios

“El crecimiento del tráfico aéreo está generando problemas de capacidad en los aeropuertos de todo el mundo, lo que obliga a los gobiernos a explorar soluciones de financiación alternativas y a mejorar la eficiencia de la gestión. La tendencia hacia la privatización hace de esta guía una excelente herramienta para ayudar a los gobiernos a analizar mejor las diversas opciones de participación privada. Es necesario garantizar que los objetivos estratégicos se evalúen
adecuadamente y analizar bien los beneficios y riesgos de los diferentes sistemas de propiedad y modelos operacionales de los aeropuertos. Y cualesquiera que sean estos, el usuario final debe estar en el punto de mira de los gobiernos, inversores y socios de la industria a la hora de elegir la mejor solución”, dijo Dorian Reece, responsable de Global Airport en Deloitte.

Airport Ownership and Regulation se centra en tres áreas principalmente:

Análisis de los distintos modelos de privatización. Los gobiernos deben obtener una visión amplia sobre las distintas opciones de propiedad y modelos operacionales de los aeropuertos con el fin de adaptarlos a los objetivos estratégicos de gestión, financieros y macroeconómicos de la iniciativa privada en la prestación de servicios y gestión de la infraestructura aeroportuaria.

Existe un gran abanico de opciones: corporaciones públicas en su totalidad, modelos mixtos (contratos de gestión de servicios) o con una mayor participación privada (por ejemplo, venta de acciones, concesiones y desinversión total).
Cada una de ellas tiene su parte buena, pero no hay una solución particular para cada caso. Lo más importante es el proceso de evaluación y la obligación de garantizar un análisis de los intereses de todas las partes interesadas, incluidas aerolíneas y clientes, antes de tomar decisiones.

Mejores prácticas en el proceso de privatización. El proceso de transacción ha de ser transparente y competitivo para asegurar una buena inversión. Los gobiernos deben garantizar la correcta evaluación de las ofertas y que las concesiones mejoran la eficiencia, la calidad del servicio y representan una inversión adecuada para las aerolíneas y los consumidores finales.

Regulación de los aeropuertos privatizados. El análisis del poder de mercado de un aeropuerto y el desarrollo del marco regulatorio apropiado deben realizarse en consonancia con los modelos de propiedad y operacionales adecuados.

La regulación económica evita el abuso de mercado y garantiza eficiencias y la calidad del servicio. Cuando se combinan con una regulación económica limitada o débil, todos los modelos (privados o públicos) pueden conducir a resultados adversos; además, existen riesgos adicionales en los aeropuertos totalmente privados.
Las mejores prácticas indican que los reguladores deben estar centralizados, contar con una buena financiación, ser independientes, tener un mandato claramente definido, contar con el respaldo de los gobiernos y estar bien definidos legalmente. Se necesita analizar periódicamente el poder de mercado de un aeropuerto para garantizar una función reguladora adecuada.

Airport Ownership and Regulation es una iniciativa de la IATA en colaboración con Deloitte. La descarga es gratuita en el portal de la IATA.

La guía se ha publicado durante la celebración de la 74ª Asamblea General Anual de la IATA y la Cumbre del Transporte Aéreo, donde se han reunido más de 1.000 líderes de la industria en Sídney, Australia. La IATA representa alrededor de 290 aerolíneas, que constituyen el 82% del tráfico aéreo mundial.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: