Carlos López junio 18, 2012

 

Hace setenta y cinco años, el 18 de junio de 1937, por primera vez en la historia, los pilotos soviéticos, Valeri Chkálov, Georgui Baidukov y Alexander Beliakov, por primera vez en la historia realizaron un vuelo sin escalas Moscú-Polo Norte-Vancouver (estado de Washington).

Esa maratón aérea de sesenta y tres horas de duración tuvo muchos riesgos. El avión pudo sufrir un accidente por congelación, faltó de oxígeno a grandes altitudes, etc., pero los pilotos aterrizaron con éxito en el terrritorio de EEUU. El 20 de junio de 1937, esta historia recorrió todo el país bajo con títulos en los periódicos estadounidenses que destacaron: “Tres aviadores realizan lo imposible”, “El ser humano vuela mejor que las aves”, “El cielo sobre el Océano Glacial Ártico ha sido conquistado”.

Al recibir a los legendarios pilotos soviéticos en la Casa Blanca, el presidente estadounidense, Franklin Delano Roosevelt, inmovilizado en una silla de ruedas por haber sufrido un ataque de poliomielitis, pidió que le ayudaran a levantarse para saludarles. Fue una señal de gran respeto. Los aviadores de la URSS se sorprendieron al saber que su visita a EEUU estaba programada para un mes entero. Les recibieron por todas partes con salvas de artillería, las reinas de belleza estadounidenses depositaron coronas en sus cabezas. Según el redactor jefe de la revista rusa Vzliot (Despegue), Andrei Fomín, los nombres de los pilotos legendarios soviéticos, Valeri Chkálov, Georgui Baidukov y Alexander Beliakov quedaron inscritos en la historia de la aviación mundial:

—Aquel vuelo marcó un récord histórico que por un lado, demostró las posibilidades de desarrollo de los aparatos aéreos y por otro, fue muy importante desde el punto de vista político.

Anuncios

Al pronunciar un discurso en Nueva York, Chkálov dijo en broma: “Que mis amigos de EEUU nos disculpen por haberles adelantado por varios años…” El avión ANT-25 que realizó este vuelo fue desarrollado especialmente para superar la distancia máxima. Es un avión monoplano y monomotor de metal con la envergadura de las alas de treinta y cuatro metros. El aparato fue dotado con la aviónica más moderna.

Según Andrei Fomin, hoy en día, se aprovecha la experiencia de aquel vuelo heróico. Solo hace poco han empezado a realizar vuelos por las rutas de la zona ártica que pasan a través del Polo Norte o cerca de este:

—Hoy en día, los vuelos por las rutas que pasan a través del Polo Norte gozan de cada vez más popularidad entre las empresas rusas y extranjeras. Se empezó a utilizar activamente estas rutas hace unos diez años. Unos ochocientos o novecientos vuelos mensualmente se realizan a través del Polo Norte, lo que evidencia sobre el desarrollo de estas rutas que se utilizan tanto por las empresas rusas, como las extranjeras para los vuelos de América del Norte rumbo al Oriente Próximo y al sureste de Asia.

Al recordar el vuelo de Moscú a Vancouver a través del Polo Norte, Valeri Chkálov decía: “Pasarán años y un vuelo hacia el Polo Norte podrá convertirse en un entretenimiento. Pero ¡que nuestros descendientes sepan que no fue tan fácil en nuestra época!”

 

Fuente:http://spanish.ruvr.ru/

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: