Carlos López mayo 11, 2012

La desorientación espacial es una situación caracterizada por una inadecuada o inexacta percepción de la posición de vuelo o del movimiento de un aeronave con relación a su situación en el espacio, fundamentalmente por los efectos de la aceleración lineal y angular sobre el cuerpo humano pero también a causas de elementos visuales, vestibulares (oído interno), sistema propioceptivo, operativos, del entorno, etc.

La desorientación espacial se produce, pues, cuando el cerebro o es capaz de interpretar correctamente la diferencia entre las sensaciones producida por la aceleración de la gravedad y la aceleración centrifugada, produciéndose una inadecuada percepción que impiden al piloto mantener de forma satisfactoria la orientación, movimiento o posición de vuelo e la aeronave.

Es decir, la orientación espacial se mantiene, fundamentalmente, por medio de los impulsos sensoriales que recibe el cerebro procedentes de la visión (Ojos), del sistema vestibular (Oído Interno) y del sistema propioceptivo constituido por los receptores sensoriales tales como articulaciones, tendones, dermis, muslos, etc.

Anuncios

De esos impulsos  sensoriales que proporcionan orientación espacial aproximadamente el 90% proceden del sistema visual. Por este motivo, con poca visibilidad, de noche, entre nubes, etc., se reduce sustancialmente la orientación espacial procedente de la visión, haciéndose mas relevantes los impulsos procedentes de las otra fuentes, especialmente del sistema vestibular (Oído Interno) el cual es sensible a los cambios que producen, tanto la aceleración lineal como la gravedad.

 

Por lo tanto, si un piloto que se encuentra privado de visión exterior, no mantienen su orientación exclusivamente con arreglo a los instrumentos, existe el riesgo fundado de que confundirá las percepciones recibidas y, a causa de ello, su reacción no será la adecuada poniendo en peligro la seguridad de la aeronave.

Todavía existen muchos accidentes debido a la desorientación espacial, en concreto el accidente de la Piper Saratoga que causo la muerte de Jonh Kennedy se estima fue debido a este factor.

La desorientación espacial se puede dividir en tres clases:

Clase 1

El piloto no es capaz de reconocer que se encuentra desorientado, por tanto, si sigue las indicaciones de sus erróneas percepciones puede situar la aeronave en situación comprometida o de peligro.

 

Clase 2

El piloto reconoce la desorientación o la ilusión y actúa en consecuencia recuperando el control real de la aeronave. No obstante, puede ocurrir que la sorpresa al reconocer la situación provoque un reacción emocional excesiva y el piloto coloque la aeronave en situación comprometida o de peligro.

 

Clase 3

La intensidad de la desorientación es de tal magnitud, que el piloto reconoce su incapacidad para controlar la aeronave, no obstante, se encuentra desbaratado y es incapaz, incluso por medio del panel de instrumentos, de controlar las aeronaves. Esta circunstancia suele encontrarse asociada con el nistagmo, es decir, con la oscilación involuntaria de los ojos.

 

Fuente:  Factores Humanos. de Joaquín Adsuar

 

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: