El avión Metal Aircraft Co G-2-W Flamingo “Rio Caroní” de Jimmie Angel

Aeronaves, Anécdotas, Aniversarios, Aterrizajes, Aviación de Estados Unidos, Aviación Venezolana, Historias, Museos 27 de diciembre del 2016

En ocasión del conmemoración del 60 aniversario de la muerte del aviador estadounidense Jimmie Angel, el pasado 8 de diciembre, acontecida en 1956; y ante la cercanía del 80 aniversario de su dramático aterrizaje en la cima del Auyantepuy, el 9 de Octubre de 1937, veo la oportunidad de culminar la reseña histórica sobre su avión Flamingo “Río Caroní” matrícula NC9487 sobre la que llevaba mucho trabajando, con miras a aclarar una serie de confusiones que aún persisten en el tiempo respecto al origen (fabricante), rescate y reproducción en una réplica, y el estatus y destino tanto del avión original como de dicha réplica; y con otros aviones que tuvo Jimmie Angel.

El avión ‘Río Caroní’ de Jimmy Angel, en una de las pistas de tierra del oriente venezolano.

El avión Flamingo “Río Caroní” fue uno de los aviones comprados por el piloto y aventurero de la selva Jimmie Angel, en su búsqueda constante, supuestamente desde 1921-1923, del “río de oro”, ubicado en “una montaña de 3.000 metros de altura” (sic) en Venezuela, llamada Auyantepuy.

Jimmie Angel, el Salto y el aterrizaje sobre el Auyantepuy

De acuerdo a lo relatado en el libro “Devil Mountain” (Montaña del Diablo) publicado en New York en 1942 y el cual debe ser considerado como un libro de “Historia-Ficción”, al ser contratado por la “Caroní Gold Ltd” en 1935, Angel habría prometido al ingeniero de minas L.R. Denninson, autor del libro, que le mostraría “el salto de agua más alto del mundo”, el cual había visto durante un vuelo realizado el 16 o 18 de Noviembre de 1933. Sería en uno esos vuelos en otro avión comprado ese mismo año, el 24 de marzo de 1935, imposibilitados de aterrizar sobre el Tepuy, que Dennison vería desde el aire el salto exclamando emocionado “EL SALTO ANGEL”, quedando así bautizado. Sin embargo en su escrito “La verdad sobre Jimmie Angel y el Salto Angel“, la propia sobrina de Jimmie Angel, coloca este evento como ocurrido durante una reunión en Caracas en 1937, cuando se preparaba el viaje que diese como resultado el aterrizaje sobre el Auyantepuy. En esa reunión, se encontraba el  ingeniero y explorador Gustavo “Cabuya” Heny , pues lo habían interesado en el proyecto. Cuando hablaron de la caída o salto, él preguntó qué nombre tenía, sin recibir respuesta. Fue Heny quien sugirió el nombre de Angel, utilizando el apellido de Jimmy, su descubridor y quien lo diera a conocer.

El “Kerepakupai Vená” o “Salto Angel”, la catarata ininterrumpida más alta del mundo.

Bitácora de vuelo de Jimmie Angel, Noviembre de 1933.

El salto era ya por supuesto conocido por los indios de la región y había sido registrado en un croquis de 1910 del Teniente de la Marina (R) venezolano Ernesto Sánchez de la Cruz, entregado a la Casa Blohm de Ciudad Bolívar; y en un mapa de  1929 del Auyantepuy (inicialmente conocido como el Yayuyantepuy) hecho por el explorador y marino español Félix Cardona Puig, para el Ministerio de Fomento, con el nombre de Pacupay-Merú (Pa = sitio, cupay = laguna, Merú = salto) es decir, Salto de la Laguna [hoy díaKerepakupai Vená”, que significa “salto del lugar más profundo”]. Ese fue el mismo mapa utilizado por Denninson y Angel en 1935.  Problemas con el avión impidieron a estos últimos retornar al sitio por vía aérea.

El “Kerepakupai Vená” o “Salto Angel” es la catarata ininterrumpida más alta del mundo, quince veces mayor que las cataratas del Niágara; su caída es de 972 m desde la mesa de Auyantepuy, en las selvas del macizo guayanés. Se encuentra dentro del Parque nacional de Canaima.

En diciembre de 1936, Angel le comunica a Denninson en EUA que había comprado un avión Flamingo, al que había bautizado “El Río Caroní”, en honor al río que fluye de sur a norte hasta confluir con el Río Orinoco y el cual era usado como su guía de navegación visual principal en La Gran Sabana. Luego de buscar inversionistas, Angel regresa a Venezuela en 1937, donde conoce a Félix Cardona, con quien realiza vuelos de reconocimiento. Sería Cardona, quien el 10 de Mayo de 1937 fotografiara por primera vez desde el aire los saltos del Auyantepuy, aún sin lograr ubicar donde aterrizar.

Luego de perder a sus financistas y tras una serie de expediciones fallidas por tierra hechas por Cardona, en los siguientes meses Angel viaja a Barranquilla para efectuar arreglos en el avión y regresa a Caracas a buscar nuevos socios. De Caracas retorna a Ciudad Bolívar en Septiembre de 1937 con Gustavo Heny y con Cardona, entre otros. De allí parten al campamento la Guayaraca [en el flanco sur del Auyantepuy] Angel, Cardona, Heny y un empleado de este último con mucha experiencia en la selva de nombre Miguel Delgado.

Gustavo Heny y Cap Félix Cardona Puig preparándose para buscar una ruta terrestre a la cima del Auyantepuy. Colección Enrique Lucca.

Tras otros fracasos, Heny visiblemente molesto, según relato de Cardona, le dijo a Angel que “si estaba tan seguro del sitio donde decía haber estado, que fuera él aunque rompiera el avión y que luego verían como sacaban el oro”. Jimmie Angel aceptó, pero buscando primero a su esposa, Marie Angel, que se encontraba en Ciudad Bolívar para ir con ella.

Indios Pemón junto al piloto Jimmie Angel, parado al lado de “El Río Caroní”, durante la mañana del vuelo al Auyantepui del 9 de octubre de 1937. El Capitán Cardona está en el centro y Miguel Delgado está en el extremo izquierdo.

El sábado 9 de octubre de 1937, a las 11 am, despegó Jimmie Angel en el Flamingo “Rio Caroní” acompañado de su esposa Marie, Gustavo Henny y Miguel Delgado. Cardona declinó ir con ellos, consciente de lo peligroso que sería el aterrizaje. En el avión había sido instalado un equipo de radio, mientras otro radio quedaba en el campamento para mantener contacto con Cardona. Luego de buscar donde posarse, a las 11:45, Angel se decidió por un lugar que aparentaba ofrecer las mejores posibilidades. Corto la ignición y la gasolina y tocó tierra con suavidad, rodando unos metros sin inconvenientes, hasta que las ruedas, sobre todo la izquierda, se hundieron en un fangal cubierto de gramíneas, deteniendo bruscamente el avión el cual capotó enterrando la hélice y el motor en el barro, quedando el avión con la cola al aire. Ni el avión ni los tripulantes sufrieron mayores daños, solo unos aporreos sin importancia, y una línea de combustible del avión rota.

Miguel Delgado liberando la nariz del avión del fango.

Marie Angel, Jimmy Angel y Miguel Delgado.

Miguel Delgado, Marie Angel y Jimmy Angel.

Trataron de mover el avión sin lograrlo, la radio se había descompuesto dejándolos incomunicados. Cardona, quien se había quedado esperando noticias, al oscurecer hizo varias llamadas por radio sin recibir respuesta. Una de estas,  escuchada a su vez en Caracas, alertó a los familiares de Heny. Mientras, contando con suficientes provisiones, algunas lanzadas en días previos mediante paracaídas, los expedicionarios se dedicaron a revisar el lugar en búsqueda de oro que les había llevado hasta allí.

Leer el resto de la entrada »

Terminos de Busquedas:

  • Agencias de viajes que dicten cursos de aeromoza en la guaira
  • alejandro irausquin
  • avion abandonado en cima del tepuy
  • dixon miguel mora silva avioneta
  • flamingo avion
  • metal aircraft flamingo G2

El Retorno del Fokker F.8 “Palomo” (Duif)

Accidentes Aéreos, Aerolinea Venezolana, Aeronaves, Aviación Europa, Aviación Venezolana, Historias, KLM 12 de enero del 2014

Lo interesante de investigar sobre la historia de la aviación, es que en la búsqueda de más información sobre un dato interesante, surgen muchos más historias para indagar y contar. Buscando sobre Jorge Marcano, cuyas alas están junto a las de Mary Calcaño en el ‘Muro de los Aviadores’ (‘Famous Flyers Wall’, un muro de bronce con las alas de los aviadores famosos, ubicado en el Atrio de la Capilla St. Francis, en Riverside, California) me topo con un artículo sobre Jimmie Angel, en el que se menciona entre muchas otras cosas, su participación en el rescate de la tripulación del avión Fokker F.8 YV-AFO (A por ‘Aviación Comercial de Venezuela’, FO aparente y evidentemente por ‘Fokker’), en abril del año 1939.

fokkerF-8 www.inoudeansichten.nl

El Fokker F.8 (o F.VIII) YV-AFO era un avión ex-KLM comprado en Curazao por el Gobierno de Venezuela en Marzo de 1939 para reforzar y apoyar las misiones indígenas en el sur de Venezuela. En abril de 1939, este avión, que según una fuente era de color plateado, voló a la Gran Sabana, con el propósito de rescatar al capitán Félix Cardona Puig quien estaba siendo acosado por los indios pemones en el área de Kamarata, en el Edo. Bolívar, sufriendo el avión un accidente al momento de aterrizar. Es oportuno destacar acá que se atribuye a Cardona Puig haber guiado a Jimmy Angel 2 años antes, en 1937, hasta el Auyantepui, donde el piloto norteamericano observó por primera vez el Kerepakupai Vená, el salto de agua más alto del mundo, que luego sería conocido con su nombre. Adicionalmente, fue Cardona Puig quien tomó la primera fotografía del Salto, desde el avión Metal Aircraft Corporation G-2-W Flamingo de Angel.

En Maracay, el Mayor Alcides Quintero había ordenado a la tripulación del YV-AFO, compuesta por el piloto Carlos Maldonado (EJV) y los mecánicos Abel Romer y Antonio José Dugarte Ruiz (este último fundador en 1951, de la empresa Aerotécnica S.A., ATSA) a ir a buscar a Cardona Puig. Al aterrizar en Kamarata en dirección oeste con viento de cola luego de hacer una aproximación directa desde el Noreste, no le fue posible a Maldonado detener el avión dentro de la longitud del campo de aterrizaje, debido a la poca eficiencia de los frenos; y al quedarse sin pista, cae en una zanja. El compartimiento delantero de carga estaba repleto de bidones de gasolina; el motor izquierdo se incendió, el ala izquierda partió hacia arriba y la derecha hacia abajo (dando a entender que el tren de aterrizaje izquierdo colapsó o se hundió). El avión levantó una polvareda la cual fue notada por los indios, quienes fueron a ver que había pasado. Los tripulantes pudieron apagar el fuego pero en definitiva quedaron varados en el sitio.

Los pilotos y mecánicos desmontaron que era rescatable del avión, incluyendo hélices e instrumentos. Una parte comenzó su retorno a pie mientras que el resto esperó por una misión de rescate. Antes de caer la noche y luego de escuchar las llamadas por radio pidiendo ayuda, Jimmie Angel se presentó en ayuda de la tripulación restante. Viendo que resultaba inviable la recuperación del avión, la Aviación Comercial de Venezuela (Aeropostal) decidió abandonarlo en el lugar del accidente.

Así habría culminado la corta vida operativa de apenas tres semanas del Fokker F.8 en Venezuela, uno de los solo 11 construidos de dicho modelo por el fabricante Holandés, quedando solo como unos restos abandonados y un registro en la historia de los accidentes aéreos en Venezuela. Pero no sería de ese modo que esta ave culminaría su historia.

ROTP01.vlcsnap-2014-01-07-17h33m48s51

‘El Palomo Vuelve a Casa’

En el año 1999, 60 años después del accidente, en ocasión de una conferencia en Washington que reunía a los representantes de los distintos museos aeronáuticos del mundo, en un momento de relax en un bar luego de la misma, los representantes del Museo Aeronáutico de la Fuerza Aérea Venezolana comentaron a los representantes del Museo Aviodome, ubicado en Schipol (hoy Aviodrome, en Lelystad), de los Países Bajos (de donde Holanda es una provincia), que en la jungla de Venezuela existían los restos del de un avión Fokker bimotor. El director del Aviodome, Arno Van Der Holst, no podía salir de su asombro pues hasta el momento se pensaba que todos los ejemplares construidos del Fokker F.8 (el único modelo de aerolínea Fokker bimotor para el momento) habían sido destruidos por completo. Seis meses más tarde, una delegación de 3 personas habló en Caracas con el piloto que había volado el avión en 1939, quien los envió a Uruyen para hablar con el jefe de la aldea, quien a su vez los dirigió hasta el sitio del accidente donde les fue posible identificar los restos del avión, consistentes en el fuselaje y los dos motores.

ROTP02.vlcsnap-2014-01-07-20h43m07s84

De allí surgió la iniciativa de rescatar al Fokker F.VIII número de serial 5041, cuya historia operativa fue la siguiente:

1927 – Fabricado por Fokker en su fábrica de Ámsterdam-Noord.

1928 – Operado por KLM bajo los registros H-NAED y luego PH-AED, bautizado como ‘Duif’ (Palomo),  realizando vuelos entre Amsterdam, París, Bruselas, Londres, Hamburgo, Copenhague y Malmö.

15.12.1937 – Transferido vía marítima a KLM West-Indisch Bedrijf (KLM Indias Occidentales. Surinam y las Antillas Neerlandesas) con base en Curazao para crear mapas para la explotación de petróleo. Fue registrado como PJ-AED.

03.1939 – Vendido a Venezuela. Registrado como YV-AFO.

04.1939 – Accidentado durante aterrizaje en Kamarata, cerca de Uruyen, en Bolívar, Venezuela.

F_VIII_H_NAED_01

Fokker F.8 sn 5041 H-NAED ‘Duif’ de KLM

Fokker F8 tekening 15cm

Fokker F.8 sn 5041 H-NAED ‘Duif’ mostrando su esquema de colores.

planes64

Fokker F.8 sn 5041 H-NAED ‘Duif’ en vuelo.

PH-AED

Fokker F.8 sn 5041 PH-AED ‘Duif’. Modelo de Papel.

ROTP03.vlcsnap-2014-01-07-18h38m15s152

Fokker F.8 sn 5041 PJ-AED ‘Duif’. Antillas Holandesas.

Leer el resto de la entrada »

Terminos de Busquedas:

  • aeronave kamarata
  • uiverfan nl
blank

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar