México, 30 ago (EFE).- La deuda de la paralizada aerolínea Mexicana de Aviación con el Gobierno federal asciende a 160 millones de dólares, reveló hoy el secretario (ministro) de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar.

“No tenemos una fecha para decir el día en que operará de nueva cuenta, pero tenemos la certeza de que regresará”, dijo en rueda de prensa para disipar los malos augurios de analistas internacionales, cuya valoración es que la compañía no reanudará vuelos.

La segunda aerolínea de México arrastraba problemas de deuda desde hacía varios años, cuando aún era una empresa pública. Tras su paso a manos privadas -las del Grupo Posadas- siguió con los adeudos y la reestructuración de los mismos.

Estos son en concepto de uso del espacio aéreo mexicano y diversas tarifas relacionadas con el empleo de los aeropuertos, entre otros conceptos.

Junto a Molinar comparecieron los titulares de Economía, Bruno Ferrari, y de Turismo, Gloria Guevara, que destacaron la necesidad de que la aerolínea vuelva a operar “bajo un nuevo plan estratégico” para garantizar su viabilidad y fortalecimiento a largo plazo.

Molinar destacó la urgencia de alcanzar las “condiciones financieras, operativas y administrativas adecuadas” para lograr el retorno de Mexicana. No obstante, reiteró que “bajo ninguna circunstancia” el Gobierno inyectará recursos federales.

Sin embargo, dijo, se mantendrá “el papel de establecer con claridad” las reglas para que los nuevos dueños y “todos los interesados” tengan garantizadas las condiciones para dar con un plan de negocio viable.

Mexicana, junto con sus subsidiarias Click y Link, suspendió todos sus vuelos el sábado. Con casi nueve décadas de historia a sus espaldas, transportaba anualmente a unos nueve millones de pasajeros a más de una treintena de destinos.

Muchos de los vuelos suspendidos, según Molinar, han sido atendidos por otras aerolíneas y sólo once rutas siguen vacías (diez al extranjero y una nacional).

La empresa tomó la decisión de parar su actividad debido “al grave deterioro financiero en el que se encuentra” y a “la imposibilidad” de lograr “una capitalización adecuada”.

El responsable de la cartera de Economía, Bruno Ferrari, cuantificó en “un grupo menor a cien personas” el número de pasajeros varados en aeropuertos por la suspensión de las operaciones de Mexicana.

Por su parte, la secretaria de Turismo, Gloria Guevara, aseguró que muchas de las rutas en suspenso serán operadas por otras aerolíneas (tanto nacionales como foráneas).

Mexicana fue adquirida recientemente en un 95 por ciento por la firma Tenedora K (integrada por Grupo Omega y Grupo Arizan), mientras el cinco por ciento restante corresponde a la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA).

Sin embargo, los nuevos propietarios decidieron que no inyectarían más capital a la aerolínea por considerar que no se dan las condiciones financieras ni laborales adecuadas.

Hasta hace unos días, Mexicana pertenecía al hotelero Grupo Posadas (con 30,4 por ciento de acciones), que a finales de 2005 lo adquirió al Gobierno por unos 165 millones de dólares.

Los más de 3.000 trabajadores de la aerolínea, en su intento por garantizar su empleo, han participado en más de una decena de reuniones con sus patrones, en las que ofrecieron ceder unos meses sus salarios (unos 5,8 millones de dólares mensuales), reducir prestaciones y eliminar hasta un 20 por ciento de la plantilla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Dejar un Comentario

You must be logged in to post a comment.

blank