Internationale Luftfahrt-Ausstellung – ILA (International Aviation Exhibition) 2010

BERLÍN, Alemania (Notimex).- En medio de la tormenta económica que vivió Alemania esta semana con el recorte anunciado por el gobierno de 80 mil millones de euros, la Feria Aeronáutica que hoy termina, intentó mostrar un rayo de luz en un sector, que pese a todo, va al alza.

Un total de mil 153 expositores de 47 países mostraron su confianza en el crecimiento de la aviación al presentar unos 300 aviones en la Feria Aeronáutica de Berlín (ILA), que se celebró en el área norte del aeropuerto de esta capital Berlin-Schönefeld, más que en ninguna otra muestra del sector en el mundo.

Los visitantes sumaron 200 mil, lo que supone un récord de participación, según los organizadores.

La participación de los expositores de tamaño medio creció en un 60 por ciento respecto de hace dos daños y la mitad de los expositores llegaron del extranjero para participar en la feria dedicada al tema de las repercusiones medioambientales de la industria aeronáutica.

Los proyectos para el ahorro de energía y la reducción de ruido fueron los que mayor interés despertaron.

La feria intentó también arrojar un rayo de esperanza en medio de la crisis económica.

Si bien se reconoce que el recorte de las partidas presupuestarias en Defensa que realizaron diversos países en el marco de sus programas de ahorro podrá suponer un duro golpe para el sector, también es cierto que el tráfico de pasajeros vuelve a aumentar en todo el mundo.

Además, el transporte de mercancías se está recuperando, pese al breve lapso de suspensión provocado por la erupción del volcán islandés Eyjafjoll.

Así lo expuso el presidente de la asociación alemana de la industria aérea y aeronáutica (BDLR), que dirige a su vez la firma Airbus, Thomas Enders.

Además, durante la feria, la industria no sólo expuso sus novedades, sino que también ofreció los puestos de trabajo que se necesitan llenar en el sector: mil 200 puestos de ingeniero en el sector aéreo y aeroespacial están sin cubrir, aseguró Enders.

Suiza fue esté año el país socio de la Feria, inaugurada por la propia canciller federal Angela Merkel y que acogió también la reunión de los ministros de los cuatro países fabricantes del Airbus, el avión del consorcio europeo de la aeronáutica EADS (formado por España, Alemania y Francia).

La feria mostró casi un 50 por ciento de aviones más que en las grandes muestras del sector en el mundo, aseguró Wolfgang Rogall, de la asociación de ferias berlinesas.

La estrella de esta edición fue el controvertido avión militar europeo A400M, que se mostró por primera vez en una feria y que no podrá volar hasta dentro de tres años, hasta que no se realicen una completa serie de pruebas.

Su despegue se vio retrasado por costes técnicos y costes de producción a gran escala que paralizaron la fabricación en serie.

Otras de las estrellas fueron los cuatro mayores aviones de pasajeros del mundo: el A380 europeo o los estadounidenses C130J, C-17 y C5.

La ILA es también la mayor feria de helicópteros del mundo: 68 modelos fueron expuestos.

En el pabellón ”Space” se destacó también la importancia del sector para solucionar los problemas del planeta Tierra, con explicaciones sobre las funciones de observación terrestre, navegación o telecomunicaciones que lleva a cabo el sector.

La feria, que celebra su centésimo aniversario, se convirtió en un evento internacional al trasladarse de Hannover a Schönefeld en 1992.

Tras la apertura del nuevo aeropuerto Berlin-Schönefeld la ILA se trasladará al barrio de Selchow.

Con motivo del aniversario, en las jornadas abiertas al público este fin de semana se mostraron documentos de los primeros vuelos, así como un extenso programa expositivo sobre aviones de las distintas décadas y la historia de la aviación.

Además, expositores y visitantes estuvieron este domingo muy pendientes del primer partido de la selección alemana de fútbol en el Mundial de Sudáfrica contra Australia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Dejar un Comentario

blank