Casi diez años después del accidente que sufrió un avión Concorde en el que murieron 113 personas, este martes se abre en el tribunal correccional de Pontoise el juicio contra la compañía estadounidense Continental Airlines en el que se tratará de determinar su responsabilidad en lo ocurrido.

PARÍS (AFP) – La justicia francesa inicia este martes las audiencias para determinar las responsabilidades de la catástrofe aérea que hace diez años mató a 113 personas y puso fin al mito del avión supersónico Concorde.

Seis acusados deberán responder ante el Tribunal Correccional de Pontoise, al norte de París, que iniciará su audiencia a las 13h30 locales (12h30 GMT).

El 25 de julio del año 2000, dos minutos después de despegar rumbo a Nueva York, un Concorde de la compañía Air France se estrelló contra un hotel en la localidad de Gonesse, en las inmediaciones de París, causando la muerte de las 109 personas que iban a bordo, en su mayoría alemanes, y de otras cuatro en tierra.

La aerolínea estadounidense Continental Airlines, dos de sus empleados, dos ex responsables del programa Concorde y un ex responsable de la Dirección General de Aviación Civil (DGCA), garante de la seguridad del transporte aéreo, fueron procesados por homicidio involuntario.

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA), autoridad francesa encargada de los aspectos técnicos, indicó en su informe que el accidente fue provocado por una lámina de titanio que se había desprendido de un avión DC10 de Continental Airlines que acababa de despegar del aeropuerto parisino Charles de Gaulle.

Una rueda del Concorde estalló después de pasar sobre esa lámina, de acuerdo con esa versión, y las piezas expelidas agujerearon el depósito de combustible, lo que provocó un escape de carburante y un incendio.

Acto seguido, se estrellaba por primera vez un ejemplar del emblemático avión. Sin embargo, Continental Airlines niega cualquier responsabilidad en el accidente y afirma que el aparato se incendió antes de pisar la lámina en cuestión. Air France es acusación civil, pues su responsabilidad penal fue descartada, aunque la BEA encontrara errores en el mantenimiento de sus Concorde.

Tras el accidente, los Concorde de Air France y de British Airways permanecieron 15 meses en tierra. Y tras reanudar sus vuelos por poco tiempo, dejaron de volar en 2003.

La flotilla de Concorde, que inició sus vuelos comerciales en 1976, contaba con 20 aparatos, la mayoría de los cuales cumplían vuelos transatlánticos a una velocidad superior a los 2.170 km por hora.

Un vuelo entre París y Nueva York demoraba menos de cuatro horas. Entre los demandantes civiles estarán unas pocas familias de pasajeros del avión. La gran mayoría renunció a una demanda tras cobrar una importante indemnización.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Dejar un Comentario

You must be logged in to post a comment.

blank