La Rep. Argentina, país ubicado en el extremo sur del continente americano y alejado de los centros de desarrollo tecnológicos que marcaron el rumbo de la civilización contemporánea, fue cuna de numerosas personas que desde principios del siglo XX se involucraron con la nueva ciencia del vuelo. Muchas de ellas sacrificaron sus vidas con el fin de superar fronteras y desar-rollar los medios que permitieran impulsar la actividad aeronáutica presintiendo la importancia que tendría esta nueva tecnología.

En la segunda mitad del siglo XIX se realizan vuelos en aeróstatos (globos) traídos principalmente de Francia. Pero es desde comienzos del Siglo XX que los vuelos se realizan con mayor frecuencia y convoca a numerosos adeptos. Así el 25 de Diciembre de 1907, Aarón de Anchorena y Jorge Newbery cruzaron el Río de La Plata, en el Globo “Pampero”de 1200 m3, inflado con gas de alumbrado, uniendo Buenos Aires con Conchillas (Uruguay) en 2 Hs 05 min..

J. Newbery, el 28 de Diciembre de 1909, obtuvo un récord de distancia y duración uniendo la ciudad de Buenos Aires (Argentina) con la ciudad de Bage en el estados de Río Grande do Sul en el Brasil, cubriendo una distancia de 541 Km en 13 Hs. de permanencia en el aire.

El 24/6/191 6, a bordo del globo aerostático “Eduardo Newbery”, E. Bradlley y el Cap. A. M. Zuluaga volaron desde la ciudad de Santiago (Chile) a Uspallata (Mendoza, Argentina) en poco más de tres horas. Este fue el primer cruce de la cor-dillera de los Andes, alcanzando una altura de 8100 m..

 Para el centenario de la independencia de Argentina ( Mayo-1910) arriban varios aviones y pilotos de Francia e Italia. El primer vuelo oficial-mente verificado de un aparato más pesado que el aire lo realizó el francés  Enrique Brégi el 6/2/1910 en un biplano Voisin, con motor de 60 CV, en dos vuelos logró una permanencia en el aire de 16 minutos 45 seg., alcanzan-do una altura de 60 m y una velocidad de 50 Km/Hr. En el concurso para los festejos de la independencia, Dolphyn, en un Voisin alcanzo una altura de 230 m y Valleton, a bordo de un Henry Farman cubrió una distancia de 86 Km a una velocidad de 63 Km/Hr.

  Teodoro Fels, el 1/12/19122 y a bordo de un Bleirot, efectuó el primer cruce en avión del Río de la Plata, cubriendo en esa oportunidad una distancia mayor que la cubierta por L. Bleirot cuando cruzó el Canal de la Mancha. Regresó al día siguiente con éxito.

 El 6 de enero de 1913, el piloto alemán Lübbe, tripulando un Rumpeler Taube, con motor Argus de 110 CV, estableció el récord mundial de vuelo sobre el agua con pasajeros, llevando como tal a J. Newbery, entre Buenos Aires y Montevideo.

Cruzar la Cordillera de los Andes en avión, fue una obsesión del pionero de la aviación argentina, Jorge Newbery. Ello lo impulso a tratar de superar el récord mundial de altura, alcanzando los 6225 m, 75 m por encima del récord mundial de altura el 10/2/1914, con un avión Morane Saulnier equipado con un motor sobrealimentado de 80 CV . Desafortunadamente, Newbery muere en un vuelo de exhibición previo al cruce de los Andes.

 El primer cruce en avión de la cordillera, lo realizó el 1er. Teniente Luis Candelaria el 13/4/1918 por el sur argentino en un Morane Saulnier Parasol con motor rotativo Le Rhöne de 80 CV. Sin embargo el primer cruce por la parte más alta del macizo montañoso lo efectuó el Chileno D. Godoy, el 12/12/1918, a bordo de un Bristol con un motor de 110 CV. Dos años después, el 29/3/1920, el argentino V. Almandoz Almoacid, quien durante la primera guerra mundial llevo a cabo el primer bombardeo nocturno para los aliados, realizó el primer cruce nocturno de la cordillera de los Andes, tripulando un Spad con motor Hispano Suiza de 220 CV.

 La actividad aeronáutica tuvo en los argentinos  firmes y apasionados partidarios que impulsaron la actividad importando la nueva tecnología, principalmente desde Francia de donde llegaron los primeros aviones, algunos de los cuales sirvieron de modelos para construirlos en el país. En 1910 Pablo Castaibert con-struyó el primer avión argentino (Castaibert 910 1?), excepto el motor que fue importando, dando comienza a una pequeña familia de aeronaves. Su producción, utilizada inicialmente para exhibición y escuela, se vio interrumpida como consecuencia de la primera guerra mundial porque no pudo continuar importando motores. No obstante fue parte del primer material de vuelo de lo que posteriormente fueron las Fuerzas Aéreas Argentina y Uruguaya. Dos de dichos aviones se encuentran en el Museo Aeronáutico del Uruguay.

 El mayor centro de producción y desarrolló aeronáutico del país durante casi más de 65 años fue la Fabrica Militar de Aviones ubicada en Córdoba. Comenzó sus ac-tividades en Octubre de 1927, fabricando bajo licencia primero aviones (1928) y luego motores (1930). Posteriormente encara sus propios desarrollos. El primer avión de concepción nacional fue el Ae. C.1, avión de turismo triplaza con cabina cubierta (primer vuelo Abril 1931) Luego de la segunda guerra mundial en sus talleres se construyó y voló en Agosto de 1947 el quinto avión caza a reacción en el mundo y el primero de Latinoamérica ( IA-27 Pulqui I), el grupo de proyecto y desarrollo fue liderado por el ingeniero francés E. Dewoitine). También profesionales argentinos y europeos, en particular alemanes e italianos, generan varios proyectos innovadores entre los que se destacan alas volantes, aviones de combate a reacción y de transporte. La mayoría de ellos llegan sólo a nivel de prototipos.

  Las actividades aerocomerciales se inician el 10 de Junio de 1919 con la empresa fundada por S.H. Kingsley y vuelos que unían Buenos Aires con otras ciudades de la Argentina y con Montevideo en el Uruguay. En un avión De Havilland lleva los primeros pasajeros a través del Río de la Plata. Realizan de 8750 Km de vuelo cubriendo las más importantes ciudades del inmenso territorio argentino, hasta que los avatares económicos propios de esta nueva actividad le impi-den proseguir la actividad. El rumbo abierto por esta compañía pronto es seguido por varias empresas, una de ellas Aeroposta Argentina, fundada el 5 de septiem-bre de 1927 y con fuertes vínculos con la empresa francesa Latecoere comienza sus vuelos regulares en Enero de 1929 con aviones Breguet 14-A-2 y Laté 25. El celebre piloto-escritor Antoine Saint Exupery (El principito), formó parte del plantel de pilotos de esta empresa y sus libros (Vuelo nocturno, Tierra de Hombres) describen, experiencia personal mediante el esfuerzo, sacrificio y valentía que implicó la apertura de rutas comercia-les  en el sur argentino , donde hombres y maquinas se enfrenta-ron a un ambiente hostil y sin soporte logístico, algunas veces el viento era tan intenso que impedía avanzar a los aviones y para decolar los aviones eran retenidos por el personal de tierra mediante cuerdas y al soltarlas el avión prácticamente decolaba sólo, el motor no era necesario para ejecutar esta maniobra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Terminos de Busquedas:

  • historia de la aviacion civil argentina
  • historia de la aviacion comercial argentina
  • historia de la aviacion argentina
  • fotografía histórica aviación civil argentina


Un Comentario

  1. #
    Jan den Das
    Noviembre 1st, 2010 at 8:32 am

    Hallo
    For some time I am inquiring aero planes of the former Italian factory Breda.
    Now I am trying for some time to get any contact with people/organisations who can be of any help.
    There has be two Breda aeroplanes in Argentina:
    1. Breda 4 (or Breda A.4) a two-seat side-by-side biplane:
    2. Breda Ba.15 monoplane (high wing) two-seat sportsplane.

    Who can help me, I am interrested in everything concerning these two aero planes.
    Thanks
    Jan

Dejar un Comentario

You must be logged in to post a comment.

blank