El Sapo apodaban en Barquisimeto a Arturo Iribarren Arrivillaga, hom­bre de estatura pequeña, inteligente y hábil, quien fabrico un avión de  madera y tela en el patio de la casona donde residía, dándose el lujo de practicar lo aprendido durante el año 1918 en la Eagle Aviation Scholl, academia de pilotaje por entonces recién establecida vecina a Nueva York. Cuando regreso  al país, no obstante el ambiente poco propicio para sus objetivos como aviador, Iribarren se dedico a construir su propio avión biplano, como constata la fotografía reseñada

sin mayor explicaciones tomada hacia 1920.

Documentos conservados por la familia de este larense, revelan que los conocimientos adquiridos en los Estados Unidos fueron de aviación militar e ingeniería astronáutica, fundamentales para elaborar los planos que guían el proyecto que fructifica de tal modo que la aeronave voló para satisfacer el gusto  que por la velocidad se apodero de aquel inquieto e ingenioso hombre cuyo gusto por conducir aeronaves lo  condujo también a la cárcel pues a los gobernantes de su época le desagradaban ocurrencias como que alguien se elevará  en un aparato recelado dada su peligrosidad. Claro, vinieron tiempos mejores cuando nos zafamos de la dictadura y fue alentada la moderna ciencia de la aeronáutica. Arturo colaboro en la fundación del aero club barquisimetano donde militó hasta morir aferrado al deseo de volar y trabajar en mecánica de aviación.

Artículos relacionados:

Primeros Constructores de Aviones en venezuela

Primer Avión Construído en Venezuela que voló

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Terminos de Busquedas:

  • primer avion en venezuela
  • aviones artesanales
  • Arturo Iribarren Arrivillaga
  • avion hecho en venezuela
  • imagen de un avion venezolano


Dejar un Comentario

You must be logged in to post a comment.

blank