El prototipo Solar Impulse en pleno vuelo El avión “Solar Impulse”, propulsado exclusivamente por energía solar y con el que su promotor, Bertrand Piccard, planea dar la vuelta al mundo en 2012, ha despegado hoy con el objetivo de completar su primer vuelo nocturno. El avión partió a las 07.00 hora local (05.00 GMT) desde el aeródromo de Payerne, en el oeste de Suiza. El plan es volar durante el día para poder cargar sus baterías solares, mantenerse en el aire durante la noche y aterrizar 24 horas después de haber despegado.

El Solar Impulse, diseñado por el explorador suizo Bertrand Piccard, no es el primer avión que se eleva con energía solar, pero sí el primero que lo hace en un vuelo de larga duración y que incluye un prolongado periodo de oscuridad.

El avión, que despegó a las 6.51 horas, está pilotado por el veterano militar André Borsrchberg, cofundador del proyecto. “Las condiciones aquí son realmente maravillosas. Me siento muy bien”, declaró a la agencia France Presse mientras volaba sobre las montaña del Jura.

Cuatro motores eléctricos

El sorprendente aparato, que no necesitó más que 90 metros de carrera para despegar, lleva 12.000 células fotovoltaicas que proveen energía a cuatro motores eléctricos con una potencia de 10 caballos cada uno. Para poder volar de noche, uno de los grandes retos de la misión, lleva una batería de polímeros que pesa 400 kilos.

“Si todo va bien, va a ser un gran día”, dijo poco antes del despegue Bertrand Piccard, nieto del inventor del batiscafo, Auguste Piccard, y famoso por haber sido el primer hombre que daba una vuelta al mundo en globo, hace 11 años.

Demostrar que se puede

“El objetivo es volar sin combustible, demostrar que podemos ser mucho menos dependientes de las energías fósiles de lo que solemos pensar”, añadió Piccard. En su opinión, el futuro de los transportes depende de la capacidad de adaptación rápida a las energía renovables. “Solar Impulse debe demostrar lo que ya se puede hacer hoy “, dijo.

André Borschberg, que fue piloto militar, realizará la mayor parte de su viaje a una altitud de 8.500 metros. Durante su travesía diurna, el avión recargará sus baterías para que cuando los rayos del sol cesen pueda continuar con su marcha, prevista en ese momento a una altitud de 1.500 metros.

Vuelos anteriores

El pasado 1 de julio, el Solar Impulse tuvo que posponer su primer vuelo nocturno debido a problemas técnicos que hubiesen impedido el seguimiento desde tierra de parámetros cruciales para la seguridad de la nave y su tripulación. El problema provino del transmisor de telemetría, una tecnología que permite la medición remota de magnitudes físicas y su posterior envío al operador del sistema.

El pasado 7 de abril, el mismo avión completó su primer vuelo de una hora y media. La meta final de Piccard consiste en que el prototipo, con un coste de 70 millones de euros, circunvale el mundo con cinco escalas en cinco días.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Dejar un Comentario

You must be logged in to post a comment.

blank