En ocasión del conmemoración del 60 aniversario de la muerte del aviador estadounidense Jimmie Angel, el pasado 8 de diciembre, acontecida en 1956; y ante la cercanía del 80 aniversario de su dramático aterrizaje en la cima del Auyantepuy, el 9 de Octubre de 1937, veo la oportunidad de culminar la reseña histórica sobre su avión Flamingo “Río Caroní” matrícula NC9487 sobre la que llevaba mucho trabajando, con miras a aclarar una serie de confusiones que aún persisten en el tiempo respecto al origen (fabricante), rescate y reproducción en una réplica, y el estatus y destino tanto del avión original como de dicha réplica; y con otros aviones que tuvo Jimmie Angel.

El avión ‘Río Caroní’ de Jimmy Angel, en una de las pistas de tierra del oriente venezolano.

El avión Flamingo “Río Caroní” fue uno de los aviones comprados por el piloto y aventurero de la selva Jimmie Angel, en su búsqueda constante, supuestamente desde 1921-1923, del “río de oro”, ubicado en “una montaña de 3.000 metros de altura” (sic) en Venezuela, llamada Auyantepuy.

Jimmie Angel, el Salto y el aterrizaje sobre el Auyantepuy

De acuerdo a lo relatado en el libro “Devil Mountain” (Montaña del Diablo) publicado en New York en 1942 y el cual debe ser considerado como un libro de “Historia-Ficción”, al ser contratado por la “Caroní Gold Ltd” en 1935, Angel habría prometido al ingeniero de minas L.R. Denninson, autor del libro, que le mostraría “el salto de agua más alto del mundo”, el cual había visto durante un vuelo realizado el 16 o 18 de Noviembre de 1933. Sería en uno esos vuelos en otro avión comprado ese mismo año, el 24 de marzo de 1935, imposibilitados de aterrizar sobre el Tepuy, que Dennison vería desde el aire el salto exclamando emocionado “EL SALTO ANGEL”, quedando así bautizado. Sin embargo en su escrito “La verdad sobre Jimmie Angel y el Salto Angel“, la propia sobrina de Jimmie Angel, coloca este evento como ocurrido durante una reunión en Caracas en 1937, cuando se preparaba el viaje que diese como resultado el aterrizaje sobre el Auyantepuy. En esa reunión, se encontraba el  ingeniero y explorador Gustavo “Cabuya” Heny , pues lo habían interesado en el proyecto. Cuando hablaron de la caída o salto, él preguntó qué nombre tenía, sin recibir respuesta. Fue Heny quien sugirió el nombre de Angel, utilizando el apellido de Jimmy, su descubridor y quien lo diera a conocer.

El “Kerepakupai Vená” o “Salto Angel”, la catarata ininterrumpida más alta del mundo.

Bitácora de vuelo de Jimmie Angel, Noviembre de 1933.

El salto era ya por supuesto conocido por los indios de la región y había sido registrado en un croquis de 1910 del Teniente de la Marina (R) venezolano Ernesto Sánchez de la Cruz, entregado a la Casa Blohm de Ciudad Bolívar; y en un mapa de  1929 del Auyantepuy (inicialmente conocido como el Yayuyantepuy) hecho por el explorador y marino español Félix Cardona Puig, para el Ministerio de Fomento, con el nombre de Pacupay-Merú (Pa = sitio, cupay = laguna, Merú = salto) es decir, Salto de la Laguna [hoy díaKerepakupai Vená”, que significa “salto del lugar más profundo”]. Ese fue el mismo mapa utilizado por Denninson y Angel en 1935.  Problemas con el avión impidieron a estos últimos retornar al sitio por vía aérea.

El “Kerepakupai Vená” o “Salto Angel” es la catarata ininterrumpida más alta del mundo, quince veces mayor que las cataratas del Niágara; su caída es de 972 m desde la mesa de Auyantepuy, en las selvas del macizo guayanés. Se encuentra dentro del Parque nacional de Canaima.

En diciembre de 1936, Angel le comunica a Denninson en EUA que había comprado un avión Flamingo, al que había bautizado “El Río Caroní”, en honor al río que fluye de sur a norte hasta confluir con el Río Orinoco y el cual era usado como su guía de navegación visual principal en La Gran Sabana. Luego de buscar inversionistas, Angel regresa a Venezuela en 1937, donde conoce a Félix Cardona, con quien realiza vuelos de reconocimiento. Sería Cardona, quien el 10 de Mayo de 1937 fotografiara por primera vez desde el aire los saltos del Auyantepuy, aún sin lograr ubicar donde aterrizar.

Luego de perder a sus financistas y tras una serie de expediciones fallidas por tierra hechas por Cardona, en los siguientes meses Angel viaja a Barranquilla para efectuar arreglos en el avión y regresa a Caracas a buscar nuevos socios. De Caracas retorna a Ciudad Bolívar en Septiembre de 1937 con Gustavo Heny y con Cardona, entre otros. De allí parten al campamento la Guayaraca [en el flanco sur del Auyantepuy] Angel, Cardona, Heny y un empleado de este último con mucha experiencia en la selva de nombre Miguel Delgado.

Gustavo Heny y Cap Félix Cardona Puig preparándose para buscar una ruta terrestre a la cima del Auyantepuy. Colección Enrique Lucca.

Tras otros fracasos, Heny visiblemente molesto, según relato de Cardona, le dijo a Angel que “si estaba tan seguro del sitio donde decía haber estado, que fuera él aunque rompiera el avión y que luego verían como sacaban el oro”. Jimmie Angel aceptó, pero buscando primero a su esposa, Marie Angel, que se encontraba en Ciudad Bolívar para ir con ella.

Indios Pemón junto al piloto Jimmie Angel, parado al lado de “El Río Caroní”, durante la mañana del vuelo al Auyantepui del 9 de octubre de 1937. El Capitán Cardona está en el centro y Miguel Delgado está en el extremo izquierdo.

El sábado 9 de octubre de 1937, a las 11 am, despegó Jimmie Angel en el Flamingo “Rio Caroní” acompañado de su esposa Marie, Gustavo Henny y Miguel Delgado. Cardona declinó ir con ellos, consciente de lo peligroso que sería el aterrizaje. En el avión había sido instalado un equipo de radio, mientras otro radio quedaba en el campamento para mantener contacto con Cardona. Luego de buscar donde posarse, a las 11:45, Angel se decidió por un lugar que aparentaba ofrecer las mejores posibilidades. Corto la ignición y la gasolina y tocó tierra con suavidad, rodando unos metros sin inconvenientes, hasta que las ruedas, sobre todo la izquierda, se hundieron en un fangal cubierto de gramíneas, deteniendo bruscamente el avión el cual capotó enterrando la hélice y el motor en el barro, quedando el avión con la cola al aire. Ni el avión ni los tripulantes sufrieron mayores daños, solo unos aporreos sin importancia, y una línea de combustible del avión rota.

Miguel Delgado liberando la nariz del avión del fango.

Marie Angel, Jimmy Angel y Miguel Delgado.

Miguel Delgado, Marie Angel y Jimmy Angel.

Trataron de mover el avión sin lograrlo, la radio se había descompuesto dejándolos incomunicados. Cardona, quien se había quedado esperando noticias, al oscurecer hizo varias llamadas por radio sin recibir respuesta. Una de estas,  escuchada a su vez en Caracas, alertó a los familiares de Heny. Mientras, contando con suficientes provisiones, algunas lanzadas en días previos mediante paracaídas, los expedicionarios se dedicaron a revisar el lugar en búsqueda de oro que les había llevado hasta allí.

LEER EL RESTO DEL ARTICULO »

Terminos de Busquedas:

  • Agencias de viajes que dicten cursos de aeromoza en la guaira
  • flamingo avion
  • metal aircraft flamingo G2

YVCatalinas0

“La historia aeronáutica venezolana se encuentra, mal documentada, fragmentada, dispersa, llena de espacios vacíos y en muchos casos olvidada”. Así reza la descripción del grupo de Facebook sobre aviación Venezolana ‘Aviación Venezolana en Retrospectiva’, en el cual se recopila la información inicial que da origen a estos articulos.

Si en algún momento esta afirmación ha sido cierta, fue en la búsqueda de información para encontrar la identidad de uno de los Consolidated PBY Catalinas que operó en Venezuela, propiedad en sociedad de Antonio José Dagnino Salinas, finalmente identificado como el YV-P-APJ, cuya historia fue descrita en el articulo: Arqueología Aeronáutica Digital en Venezuela II – El Catalina “La Reina de Los Roques”

Antes de esto, el tema de los Catalinas era uno recurrente cuando se tocaba el tema de las restauraciones, pues a nuestro saber existían aún dos aviones con matrícula Venezolana entre los Catalinas sobrevivientes. En estas conversaciones, se daba generalmente por sentado que los Catalinas aún existentes, que formaron parte de la flota aérea de la Compañía Ferrominera del Orinoco, era alguno de los llegados a finales de los años 40s para la industria petrolera, y lo mismo se pensaba con frecuencia de un Catalina bastante conocido, el del empresario Peter Bottome.

Para conocer más más sobre estas versátiles aeronaves, acceda al artículo sobre el  YV-P-APJ y baje hasta la sección “El Consolidated PBY-5A Catalina”

Dado mi viejo interés por estas fabulosas aeronaves, decidí crear un registro detallado de su presencia en Venezuela. Esta búsqueda, sumando varias fuentes, permitió identificar la presencia de al menos diez aviones PBY Catalina en Venezuela, al menos dos de ellos ‘Cansos’, y de los cuales sobreviven un avión completo (•) y parte de uno (••), ambos a ser reconstruidos para exhibición estática en Australia y EUA respectivamente.

La siguiente tabla muestra los Catalina que operaron en Venezuela. La numeración es acorde a su fecha de ingreso al país, la matrícula al lado izquierdo muestra su matrícula YV inicial, seguido del modelo, el Número de Buró (BuNo), el número de célula (c/n), y finalmente, la matrícula YV final. Dos excepciones son dos aviones que fueron ingresados con matricula Norteamericana Comercial “NC”, y que nunca tuvieron registro YV:

#1 [YV-AQA PBV-1A Canso A BuNo 11082 c/n CV-413 YV-C-AQA]
#2 [YV-C-AQB PBY-5A BuNo 08099 c/n 918 YV-C-AQB]
#3 [YV-P-APJ PBY-5A / OA-10A BuNo 33991 c/n 1545 YV-C-APJ]
#4 [NC79997 PBY-5A Canso A RCAF 9794 c/n 22023 NC79997]
#5 [NC30005 PBY-5A BuNo 02963 c/n 560 •• NC30005]
#6 [YV-P-AEP PBY-5A BuNo Unk c/n Unk YV-P-AEP]
#7 [YV-P-APE PBY-5A Canso A RCAF 9793 c/n 22022 YV-P-APE]
#8 [YV-P-EPX PBY-5A BuNo 48412 c/n 1774 • YV-485C]
#9 [YV-P-DPZ PBY-5A BuNo 48374 c/n 1736 YV-584CP]
#10 [YV-209CP PBY-5A BuNo 48446 c/n 1808 YV-209CP]

Historial de los Catalinas Venezolanos:

Venezuela antes de la Segunda Guerra Mundial solicitó la compra de varios Catalina en los Estados Unidos, pero la venta no prosperó. Así que el Catalina vino a Venezuela solo después de la SGM como excedente de guerra.

Un aspecto sumamente dificil es ubicar la historia de guerra de estas aeronaves, especialmente si tuvieron una corta vida civil, por lo que no se aporta en general información de su participación durante la guerra.

En las tablas para cada avión, se hace uso de los siguientes acrónimos:

LEER EL RESTO DEL ARTICULO »

Terminos de Busquedas:

  • pby catalina en venezuela
  • PBY catalina de la ferromira del Orinoco
  • peter bottome y PBY catalina
  • Peter Bottome
  • pby catalina panam maracaibo
  • amarizaje en rio orinoco
  • hidroavión de ferrominera
  • Cuánto vale el curso de aeromoza
  • Corporacion ferrominera
  • texaco aceites de aviacion

 

 

CatalinaLR01.YV-P-APJ

“En el transcurso de estos años, en que he dedicado una parte importante de mi tiempo en recopilar la historia de los personajes y aeronaves de la aviación civil venezolana y mundial, todo lo que había conseguido sobre los mismos había sido ubicado usando estrictamente recursos digitales, en esencia archivos, páginas y documentos descargados de internet como fuentes”.

De ese modo inicié el primer artículo de esta serie, llamado “Arqueología Aeronáutica Digital en Venezuela I – Un Kingfisher en Paraguaná”, donde se relata el cómo, usando los recursos de internet, fuimos desde una sencilla lista que mencionaba varios accidentes de aviones de la Segunda Guerra Mundial (SGM) en territorio Venezolano, a recuperar las historia del “misterioso” accidente de un avión Vought-Sikorsky OS2N-1 en el Cerro Santa Ana de la Península de Paraguaná, en el Estado Falcón, cerca de mi lugar de nacimiento. Esta es la historia de un caso parecido, que le siguió.

“La Reina de los Roques”

Dado que todo el intercambio de información y resultados de nuestras investigaciones sobre aviación Venezolana se hace en el grupo de Facebook ‘Aviación Venezolana en Retrospectiva’, fue en este mismo grupo en marzo de 2012, que en una foto de un avión Consolidated PBY Catalina, durante una expedición a William y Kathy Phelps a La Esmeralda, en 1954, un muy apreciado amigo de Mérida, Diego Dagnino, menciona el hecho de que su Sr. padre, Antonio José Dagnino Salinas, había tenido una aeronave es de este tipo con la que iba a buscar langostas en el archipiélago de Los Roques, a 176 km al norte de Caracas, antes de él nacer, y que la aeronave se había hundido en Puerto Cabello en una tormenta.

CatalinaLR02.Catalina con la expedición de Billy y Kathy Phelps, La Esmeralda, 1954

Catalina con la expedición de William y Kathy Phelps, La Esmeralda, 1954

Eso fue una gran sorpresa para el historiador Fabián Capecchi, pues hasta ese momento solo había escuchado el relato de parte de un amigo piloto capitán de Avensa que vive en Australia, y de nada más y nada menos que del Sr. Rubén Alfonzo, el primer controlador aéreo de Venezuela y con quien tenemos la dicha de compartir en nuestro grupo, quién le contó que haber escuchado una vez por radio, que un Catalina se hundió luego de amarizar, cerca de Puerto Cabello, “a principios de los años 50”, más sin estar seguro de la fecha, y sin conocer la matrícula del avión.

Lamentablemente el hermano mayor de Diego no recordaba nada. A saber de Diego su padre, quien había sido corredor de autos y de motos, ganando incluso un rally en Montecarlo, no fue piloto, así que lo más probable es que fuese socio de la empresa langostera, quizás con un “tío primo” de parte de su Sra. madre, que pasó sus últimos años en la isla Madrizquí, del archipiélago. Lo que Diego conocía de la historia del Catalina era por anécdotas de su padre, antes de fallecer. Su único posible recuerdo era una foto que le había mostrado su padre del avión hundiéndose dentro del recinto del puerto, la cual debería estar en manos de la viuda de su padre en Maracaibo, o alguno de sus hijos.

Coincidentemente, el abuelo materno de Diego trabajó con los Phelps toda una vida, involucrando a su nuero, el papá de Diego, en los negocios. Se preguntaba Diego entonces: ¿Sería el mismo avión de la foto de La Esmeralda, el usado en el negocio de las langostas de Los Roques y demás islas? ¿Lo sacaron y lo recuperaron para volarlo de nuevo? ¿Podría haber sido el mismo que tenía Peter Bottome en el Aeropuerto Caracas en los 80s?

CatalinaLR03.YV-209CP - PBY-5A - 1808 - Peter Bottome.Michel Prophet.nd

PBY-5A Catalina YV-209CP Peter Bottome [Foto Michel Prophet]

Para la fecha en que surgió esa inquietud, por razones laborales, aún no había iniciado yo de manera activa mis labores de investigación histórica, que se iniciaron poco después con motivo del Centenario de la Aviación Civil Venezolana, levantando un amplio registro sobre los vuelos de Frank E. Boland en Venezuela en 1912. De manera que poco o nulo fue mi aporte para aclarar las dudas de Diego.

Más mi interés por los aviones anfibios PBY Catalina era de muy vieja data, mayormente por mi afición a la serie “El Mundo Submarino” de Jacques-Yves Cousteau, cuyo equipo contaba con un “Canso”, la versión canadiense del PBY Catalina, en el que lamentablemente había perdido la vida su hijo menor Phillipe, en un accidente de ‘carreteo’ luego de fuerte amaraje en el rio Tagus cerca de Lisboa.

CatalinaLR04.N101CS - PBY-6A - Bu64071 - Cousteau Society Inc – Calypso.Michael Prophet

PBY-6A Catalina N101CS Cousteau Society Inc – Calypso [Foto Michael Prophet]

Además de sus apariciones en diversas series de TV y películas de la SGM, fue siempre una favorita la siguiente escena de la película ‘Always’ de 1989:

El tema de los PBY Catalinas surgió de nuevo muy poco después en Mayo de 2012, al surgir una foto de uno de los dos Catalinas de la Orinoco Mining Company, luego la Co. Ferrominera del Orinoco (CFO, tras la nacionalización), en Puerto Rico, en espera de ser restaurado, a la vez que se había difundido la noticia de que el otro avión, había sido recientemente “desguazado”. Eran los últimos Catalinas venezolanos. Eso será tema de una futura historia.

CatalinaLR05.N7238Z, Consolidated PBY-5A Catalina, Private.1314997F

N7238Z, Consolidated PBY-5A Catalina. Ex YV-485C.

No fue sino hasta finales de Junio de 2013 que Diego Dagnino resurge el tema aportando una foto del Catalina hundido en el puerto después de una tormenta, en el grupo del ‘Museo de Transporte de Caracas’, reavivando con ello la inquietud de Capecchi, y la mía propia, sobre el caso. En la foto, algo borrosa, y relativamente pequeña, podía a duras penas leerse parte de la matrícula, no suficiente como para lograr una identificación positiva. Ya para el momento Fabián Capecchi había encontrado que uno de los socios era un norteamericano, y que la razón del accidente del Catalina fue que dejaron una escotilla abierta en la nariz del avión, haciendo agua durante la tormenta y hundiéndose, como mostraba la foto.

CatalinaLR06.DiegoDagnino0.30 de junio de 2013

A finales de Octubre de 2013, el ingreso de un nuevo participante al foro, que hace un aporte al tema original del Catalina en La Esmeralda, trayendo de vuelta el tema del Catalina del padre de Diego Dagnino, por lo que ya en ese momento, me aboco a indagar más. En el momento, consulté a Fabían Capecchi, que ya estaba adelantado en ese sentido, si había logrado precisar año y matricula, y para beneplácito de todos, si se disponía de ambos datos: El Catalina tenía matrícula YV-C-APJ (“-C-“ por “Comercial”) y el accidente había ocurrido el 15 de Julio de 1948, 65 años antes. Más las búsquedas usando esta matrícula no producían resultado alguno.

LEER EL RESTO DEL ARTICULO »

Terminos de Busquedas:

  • actos de aniversario de aviacion en el museo aeronautico en maracay
  • los roques en 1948
  • fuerza aerea venezolana 1/48
  • fecha de inscripviones efotrop
  • escuela aeronáutica puerto cabello
  • dudas sobre efotrop
  • Cutaway Zambrano Bocono I
  • Cutaway Aircraft Prints
  • avioneta que se precipitó en puerto la cruz
  • porque bolivar fue un aficionado a la arqueologia
MarcosSarcos00.Ransa

Marcos A. Sarcos Portillo, vistiendo el uniforme de Ransa. [Geni]

Para el año 1920, año en que se fundó la Escuela de Aviación Militar de Venezuela, cualquier venezolano que desease aprender a volar tenía que hacerlo en el exterior, tal como lo hicieron Luis Camilo Ramírez, el primer aviador de Venezuela, en 1912 en Francia y Carlos Meyer Baldó en 1917 en Alemania, ambos oficiales militares.

Muy poco después, dos venezolanos habrían intentado tomar los aires de Venezuela en aviones de construcción propia, lo que hubiese representado el nacimiento de la aviación civil privada en Venezuela: Manuel Anzola en Barquisimeto en 1917 ; y Arturo Iribarren Arrivillaga, en Barquisimeto en el año 1920. Ambos se toparon de frente con el militarismo del Gobierno de Juan Vicente Gómez, quien no permitía la aviación privada. Gómez le tenía temor a los aviones en manos de civiles, por temor a ataques a sus tropas con estos, tal como ya había sucedido en México en 1915. A tal extremo llegaba este temor, que incluso se incautó uno de los primeros aviones comprado por un colombiano, Camilo Daza, al arribar desarmado a Maracaibo, con destino a Cúcuta, en 1920.

A partir de 1921, como lo describió el piloto e historiador Alfredo Vélez Boza “Venezuela tendría su aviación, pero militar y bajo su estricto control”, “no había lugar para la aviación civil”. Solo era posible aprender a volar en el país para aquellos que quisieran alistarse en el ejército.

Más en otros países la visión era distinta. En 1919 se recibió la invitación de la CINA (Comisión Internacional de Navegación Aérea) reunida en París, para que Venezuela asistiese a una conferencia sobre la aviación civil, para lo cual fue designado un representante. Como resultado de esto, el 21 de junio de 1920 el presidente de la nación, Victorino Márquez Bustillos, dictó la primera “Ley de Aviación Civil” de Venezuela, permitiéndose con los años la operación de unas pocas aerolíneas comerciales extranjeras en el país. Esta ley fue derogada en 1930 al sancionarse una nueva Ley de Aviación. En 1929 se autorizó el uso de aeroplanos a varias empresas petroleras, y en julio de 1930 se decreta la construcción del Aeródromo de Boca de Rio, en Maracay, Edo. Aragua. Aun así, para esas fechas, no se permitía la aviación privada, en manos de individuos.

En este contexto histórico surge la figura de Marcos A. Sarcos Portillo, considerado el primer piloto venezolano estrictamente civil de Venezuela, y el primer venezolano en intentar traer al país un avión para uso privado.

Marcos A. Sarcos Portillo

Marcos Sarcos Portillo nació en el barrio El Empedrado de Maracaibo el 6 de Abril de 1902, lo cual implica que tenía la edad de 10 años cuando Frank E. Boland realizó el primer vuelo de un avión en dicha ciudad. Descendiente de una familia distinguida de la ciudad, desde muy joven sintió afición por el vuelo. En 1920 estudia aviación en los Estados Unidos, en la Escuela Curtiss, de Garden City, Long Island, en el estado de Nueva York, al este de Manhattan.

Marcos Sarcos Portillo, en 1926

Marcos Sarcos Portillo, en 1926. Fuente Alfredo Velez Boza.

El Curtiss Field, estaba al norte de las instalaciones de la Curtiss Aeroplane & Motor Company, INC., al este de la localidad de Mineola, y al este del campo conocido originalmente como Hempstead Plains, localidades donde Frank Boland realizó gran parte de sus primeros vuelos. Hempstead Plains luego pasaría a llamarse Hazelhurst Field, y finalmente Roosevelt Field, sitio desde donde, en 1927, despegaría Charles Lindbergh en su vuelo solo trasatlántico a Paris.

Curtiss Field en Garden City, NY. 1921

Curtiss Field en Garden City, NY. 1921. Cortesía de Tom Heitzman.

Mapa de Garden City, Detalle del Curtiss Filed.

Mapa de Garden City, Detalle del Curtiss Filed. Cortesía de Tom Heitzman.

Fábrica de la Curtiis Aeroplane and Motor Company INC. Al fondo, el Curtiss Field. 1927

Fábrica de la Curtiss Aeroplane & Motor Company INC. Al fondo, Curtiss Field. 1927

Sarcos Portillo logra a las 15 horas volar solo en un Curtiss ‘Jenny’ JN-4D, avión biplano biplaza de adiestramiento primario de 90 hp. Aun siendo alumno, obtenía un ingreso arrojando volantes de propaganda sobre la gran ciudad.

LEER EL RESTO DEL ARTICULO »

Terminos de Busquedas:

  • curtiss jenny camilo daza
  • curtiss jenny venezuela
  • ransa venezuela
  • militar de venezuela en 1920
  • marcos portillo Maracaibo
  • Maracaibo de siempre
  • general aviación Miguel Rodríguez 1938
  • Fotos de aviones de pasajero inservible venezolano
  • en que grado de la aviacion aprenden a volar
  • capitan marcos sarcos portillo

RomanoRemiddi54R2.ROMANO REMIDDI Y SU ULTIMO PROYECTO EL R2

 [Con motivo del 30 aniversario de la presentación pública de la réplica Hanriot HD1 “Tacarigua” el jueves 17 de Abril de 1986, proyecto concebido y ejecutado por el Sr. Remiddi; el presente articulo, publicado originalmente el 26 de Agosto de 2015, ha sido re-editado para incorporar nuevo material e información sobre dicho proyecto.]

Entre los personajes de la fabricación de aviones experimentales, y especialmente de la restauración de aviones en Venezuela, hay un nombre que destaca: Romano Remiddi (+). Destaca por haber sido el constructor y dueño del primer avión (un planeador) registrado formalmente ante el Ministerio de Comunicaciones con matrícula “experimental”, en la misma época en que don Vicente Zambrano voló su avión Boconó I (hace ya medio siglo); por haber sido, por muchos años y hasta el final de su vida, el curador y encargado del Taller de Reconstrucción de Aviones Históricos del Museo Aeronáutico de la Fuerza Aérea Venezolana, y por ser padre de otro de los personajes conocidos de la aviación experimental, el Ing. Valerio Remiddi. Fue gracias a este último, quien fue tutor de mi tesis de grado, que tuve oportunidad de conocer al Sr. Romano; y es gracias a su otro hijo, Fabio, que puedo compartirles la siguiente historia.

Romano Remiddi en su llegada al Puerto de La Guaira [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

Romano Remiddi en su llegada al Puerto de La Guaira [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

Romano Remiddi Fabrini, nació en Roma, Italia el 28 de Octubre de 1927. Habiendose graduado de Tecnico Aeronáutico en la Universidad “La Sapienzia” de Roma, y habiendo vivido los horrores de la Segunda Guerra Mundial, decide emigrar a Venezuela en busca de una mejor vida. Llega al puerto de La Guaira en Agosto de 1954. A su llegada, labora pegando suelas de zapatos en un fabrica en Charallave, Edo. Miranda, que era propiedad de un Sr. apellido Bonaroch. Con el tiempo, el Sr. Bonaroch vió el potencial que demostraba el joven inmigrante, por lo que le realiza una entrevista personal, en la que Romano Remiddi no escondió sus sueños y su pasión: La aviación.

Producto de esta entrevista, el Sr. Bonaroch impresionado le permite que durante su tiempo libre pueda trabajar en su pasión en un espacio de su fábrica de zapatos, donde Remiddi inicia la construcción de su primer proyecto, al que llamó Turpial (su diseño ‘R1′), demostrando con este nombre un afecto especial por la tierra que lo acobijó.

El Turpial (R1) / El YV-X-BTX:

Fabricación del Turpial (R1) en las instalaciones de la fábrica de calzado del Sr. Bonaroch [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

Fabricación del Turpial (R1) en las instalaciones de la fábrica de calzado del Sr. Bonaroch [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

El Turpial (R1) es un planeador monoplaza, ala alta, sin riostras, de construcción en madera y tela barnizada, con una configuración y apariencia similar al planeador acrobático alemán Vogt Lo-100 de 1952 que fue fabricado por la casa Schempp-Hirth. El avión fue terminado en 1964, el segundo fabricado en el país después del hecho por el caroreño Manuel Anzola luego de su frustrado intento (1917) de construir un avión similar al Bleriot XI, planeador el cual habría construido y volado en Duaca. Para la fecha Romano Remiddi se había ya independizado y había contraído nupcias con la Sra. Margarita González de Remiddi, quien para la los días del vuelo de prueba se encontraba embarazada con Valerio, su primer hijo.

La señora Margarita González de Remiddi, posa junto a la creación de su esposo [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

La señora Margarita González de Remiddi, posa junto a la creación de su esposo [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

El vuelo inaugural del Turpial se llevó a cabo el 19 de Julio de 1964, en la hoy base aérea Generalísimo Francisco de Miranda, en La Carlota, ciudad de Caracas, donde para la época había apenas unos tres hangares. El vuelo de prueba fue realizado por el Sr. Jaromir Flolik, uno de los instructores de vuelo del Club de Planeadores de Caracas, que había iniciado actividades en 1954, con el primer planeador traído al país. El planeador fue remolcado con un “winche” (molinete) desde tierra, y surcó los cielos sin ningún inconveniente. Para despegar sobre la pista el planeador utilizaba una pequeña carrucha de dos ruedas que era liberada luego del despegue, y para aterrizar usaba un patín ventral, amortiguado por una hilera de pelotas de tenis.

El Turpial (R1) en su vuelo inaugural, Julio 1964. En las fotos su constructor y dueño, Romano Remiddi, y el piloto e instructor de planeadores Jaromir Flolik, en La Carlota [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

El Turpial (R1) en su vuelo inaugural, Julio 1964. En las fotos su constructor y dueño, Romano Remiddi, y el piloto e instructor de planeadores Jaromir Flolik, en La Carlota [Archivo fotográfico de la familia Remiddi González].

LEER EL RESTO DEL ARTICULO »

Terminos de Busquedas:

  • valerio remiddi
  • romano remiddi
  • personajer de la maracay de ayer
  • nombres de aviones de venezuela
  • imagen un vuelo en video de la carlota a maracacay
  • FOTOSAVION BIPLANO
  • foto de avion g4 de la fav
  • fabio remiddi
  • caudron g3 en venezuela
  • aviones prototipp venezolano
blank