Si tienen miedo a volar, no lean estas líneas. Con el auge de las compañías aéreas de bajo coste, coger un avión se ha vuelto tan común como subir a un tren. Sin embargo, volar tiene aún aspectos poco conocidos. Algunos pasajeros prefieren no saber, otros desean toda la información posible…

Para los que prefieran saberlo todo, Reader’s Digest entrevistó a diecisiete pilotos estadounidenses. Les hicieron preguntas a quemarropa sobre los procedimientos de seguridad, inspección de aduanas de los aviones y retrasos inexplicables. Sus respuestas, para bien o para mal, cambiarán las sensaciones de muchos pasajeros al abordar un avión.

¿Combustible insuficiente?
Algunos secretos resultan tan controvertidos que varios pilotos solicitaron el anonimato. Por ejemplo, un capitán de una compañía de EE.UU reveló lo siguiente: “Siempre he tenido que viajar con menos combustible de la cantidad que me haría sentir seguro.

Parece que muchas aerolíneas prefieren viajar con la gasolina justa para el viaje, independientemente de los acontecimientos inesperados que puedan forzar aterrizajes en aeropuertos alternativos”.

Retrasos injustificados
Hay vuelos que sufren inexplicables retrasos. El avión está ahí, el clima es perfecto, el aeropuerto no está saturado de actividad. En estos casos a menudo la culpa es de un bocadillo: “No calculan el tiempo que necesitamos para comer, así que muchas veces tomar algo retrasa los horarios”, dijo otro piloto en el anonimato.

Por no hablar de algunas noches durmiendo en hoteles sucios, camas incómodas y barrios ruidosos. ¿Quién quiere volar con un comandante que ha pasado la noche en vela? Sin embargo, muchas veces lo hacemos sin saberlo.

Horarios excesivos
¿Confiaría usted en un piloto que ha pilotado durante dieciséis horas seguidas sin descanso alguno? Esa es otra situación frecuente en muchos vuelos de EE.UU. “Tenemos el mismo horario extenuante de un conductor de camión. Con la pequeña diferencia que ellos pueden parar cuando deciden. Nosotros, por cansados que nos sintamos, tenemos la obligación de seguir adelante”.

Consejos expertos
“Un avión es como una montaña rusa, con subidas y bajadas. El lugar más estable para sentarse es siempre hacia el centro”. El consejo viene de Patrick Smith, uno de los pocos que le han dado permiso a los periodistas del Reader`s Digest para usar su nombre. “Quién quiera respirar el aire más fresco, sin embargo, debe sentarse en la parte delantera”, añade.

Que no cunda el pánico
En cualquier caso, el avión sigue siendo uno de los más seguros medios de transporte. Cuando se le preguntó cuál había sido su viaje más espantoso, Jack Stephan siempre contesta que: “un servicio de traslado en autobús desde el hotel de Los Ángeles”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Loading Facebook Comments ...

Dejar un Comentario

You must fill in your Disqus "shortname" in the Comments Evolved plugin options.

blank

    Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar