Airbus no va a cambiar los sensores que miden la velocidad de sus aviones. Al menos, no lo contempla así en el segundo informe que ha reportado a las aerolíneas que usan sus naves, a raíz del accidente del A-330-203 de Air France.

El fabricante europeo sólo les advierte de que cuando se produzca una lectura errónea en la indicación de velocidad, los pilotos se limiten a acatar los procedimientos de los manuales, según consta en el citado documento, al que ha tenido acceso este diario.

“Sin prejuzgar el resultado final de la investigación, los datos disponibles llevan a Airbus a recordar a los operadores cuáles son las recomendaciones operacionales en caso de indicación de velocidad no fiable“, informa el fabricante.

En ese informe, remitido el pasado jueves a última hora de la noche a las aerolíneas, Airbus hace referencia a todos sus modelos de avión (A-300, A-310, A-300-600, las familias de los A-318, A-320, A-321, A-330 y A-340, y hasta el gigante A-380) y precisa el capítulo del manual que debe seguir un piloto cuando los indicadores de velocidad en vuelo dan indicaciones diferentes.

El fabricante reconoce que la ruta que siguió el avión de Air France cruzaba “una zona tropical de actividad tormentosa múltiple”. Esta información coincide con el parte elaborado por la Oficina Meteorológica de Londres para el 1 de junio, día del accidente, donde advertía turbulencias “severas”, además de tormentas de nieve, hielo y granizo.

En este sentido, Airbus informa a los operadores de que los mensajes que recibió el centro de mantenimiento de Air France, en París, procedentes del avión, de manera automática, indican que “existía inconsistencia entre los diferentes medidores de velocidad en vuelo”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Dejar un Comentario

You must be logged in to post a comment.

blank