Diariamente millones de valijas circulan por las cintas transportadoras de los aeropuertos. Por más controles que establezcan las compañías aeronáuticas y los aeropuertos, inevitablemente alguna se extravía y la pérdida de equipaje (o el retraso en su entrega) es un dolor de cabeza constante.

En números, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) estima que estos percances afectan a 42 millones de pasajeros en el mundo y tienen un costo estimado de US$ 2.900 millones al año.

No en vano la institución implementa un Programa de Mejora de Gestión de Equipajes, mediante el cual prevé un ahorro para la industria de US$ 1.900 millones (ver recuadro). Los vendedores de seguros de viaje o planes de asistencia al viajero, ratificaron a El Empresario que las pérdidas están a la orden del día.

Sin embargo, para Natalia Lojo, directora de BTM Travel Design, el extravío de equipaje no es una constante sino una excepción, aunque sí una situación incómoda que puede alterar un plan de vacaciones o cita de negocios.

En general las valijas llegan a manos de sus dueños entre las 24 y 48 horas siguientes, agregó quien posee una vasta experiencia en viajes -trabajó en una aerolínea y tras dejar ese puesto fundó una empresa que se encarga de planificar viajes corporativos-.

cómo proceder

Lo primero que debe hacer el pasajero que no encuentra su maleta en la cinta transportadores es dirigirse al mostrador de la compañía aérea, que es la responsable directa de su equipaje y llenar el formulario de pérdida. “Por lo general llegan al siguiente vuelo”, explicó Lojo, aunque ella misma rastreó durante tres meses el equipaje de un cliente. “Al final estaba atrás de una puerta, en un aeropuerto”, dijo quien recomendó a esa persona cobrar el seguro primero y continuar con el rastreo después.

“Lo importante para el pasajero es encontrar sus pertenencias, entre otras cosas porque los seguros cubren entre US$ 250 y US$ 350”, explicitó. A la hora de los consejos, se recomienda no llegar al aeropuerto con el tiempo justo porque el pasajero puede embarcarse pero su equipaje no. Además, etiquetar con datos personales la maleta e incluir identificadores, como cintas de colores, para distinguirlas con facilidad.

Programa de mejora

El Programa de Mejora de Gestión de Equipajes de IATA apunta a mejorar la manipulación de equipajes y a reducir pérdidas. A diciembre de 2011, 70 aeropuertos participaron en este programa, que a fines de 2012 habrá implementado mejoras en 200 terminales aéreas.

 

Fuente: www.elpais.com.uy

 

Las aerolíneas alemanas Lufthansa y Air Berlín y la irlandesa Ryanair reclaman unos tres millones de euros de indemnización a los controladores por los perjuicios derivados de la huelga convocada por el sector en agosto de 2011 en toda Alemania.

Según informaciones del semanario Der Spiegel, las tres aerolíneas han presentado una demanda ante la Magistratura de Trabajo de Fráncfort contra el sindicato GdF, que aglutina a 3.000 controladores aéreos. La demanda se fundamenta en los daños causados por la convocatoria de huelga del pasado agosto, en plena temporada vacacional, que amenazó con la paralización total del tráfico aéreo en Alemania.

La huelga se canceló “in extremis”, al quedar obligados controladores y patronal por las autoridades de seguridad aérea a someterse a una nueva ronda de arbitraje, a lo que siguió en octubre un acuerdo entre ambas partes.

Cuando se desconvocó el paro, las aerolíneas ya habían ofrecido a los pasajeros posibilidades de reembolso de sus billetes o el canje gratuito de éstos para un viaje posterior, así como otras alternativas de transporte por ferrocarril. De acuerdo con el semanario, la primera aerolínea del país, Lufthansa exige una indemnización de 1,7 millones de euros, mientras que la segunda, Air Berlín, pide 1,5 millones, y la irlandesa unos 4.400 euros.

El GdF convocó el pasado agosto la que hubiera sido la primera huelga del sector en Alemania, en pleno periodo vacacional, que aunque no llegó a realizarse ocasionó cuantiosos daños económicos. La desconvocatoria se produjo a última hora, cuando ya las principales aerolíneas habían organizado todo tipo de alternativas para atender a sus pasajeros y evitar el caos en los aeropuertos.

Autor: EFECOM

Fuente: www.expansion.com


Terminos de Busquedas:

  • air berlin venezuela

Minutos más tarde el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, (Ceofan) confirmó a través de su cuenta en Twitter que la aeronave fue una cesna 172 de la Guardia Nacional con 4 tripulantes a bordo mientras realizaba un vuelo de instrucción.

Las personas fallecidas son el Capitán José Vielma, el Teniente Jhonatan Veroes Valencia, el Teniente Jhoan Guillén Blanco, y el Sargento de segunda Hernández Camacho Tripulación de la avioneta siniestrada

Fermín indicó en exclusiva a Unión Radio, que “ya comisiones de búsqueda y salvamento y las autoridades de aeronáutica civil se encuentran haciendo las pesquisas en el lugar y realizando los rescates vía marítima para ser trasladados a la medicatura forense en Porlamar.

El accidente habría ocurrido alrededor de las 5 de la tarde.

Terminos de Busquedas:

  • accidente de avioneta en venezuela 2012

TEGUCIGALPA.- Los informes oficiales sobre accidentes aéreos ocurridos en el país  dejan más dudas que certezas pero en el caso del suscitado con la aeronave  Let-410 que se estrelló con 14 personas en el caserío Las Mesitas, Francisco Morazán, el informe estableció error humano y las condiciones del clima.

La aeronave Let-410 de la compañía Central American Airways se estrelló en el caserío Las Mesitas.

La Fiscalía de Delitos Comunes después de leerlo y platicar con algunos técnicos ha decidido pedir una ampliación, porque hay muchos vacíos en la investigación, que no permiten entablar una acción penal, según transcendió en el Ministerio Público.

El accidente ocurrido el 14 de febrero del 2011 de una aeronave Let-410UVP-E20, en la que murieron 14 personas, 12 pasajeros y dos tripulantes, está a punto de cumplir el primer aniversario y todavía no se sabe con certeza lo que ocurrió.

La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) remitió recientemente al Ministerio Público una copia del informe técnico de las posibles causas del accidente, pero el mismo no convence a los fiscales que levantaron diligencias investigativas y no les permite entablar una acción penal por las 14 personas que murieron.

 

Doce pasajeros y dos tripulantes murieron tras el impacto del aparato que se desplomó supuestamente al ser atrapado por una bolsa de aire.

A eso de las 8:00 de la mañana del día 14 de febrero del 2011, el avión estaba a punto de aterrizar en el aeropuerto internacional de Toncontín, procedente de San Pedro Sula, cuando se estrelló en el caserío Las Mesitas.

La tripulación de la aeronave,  un Let-410 de fabricación de 1991, intentó primero aterrizar por la pista norte, pero se informó que las condiciones climáticas se los impidió y tomaron la determinación de hacerlo por la pista sur.

Para ello volaron hasta el cerro de Hula, dieron la vuelta y cuando sobrevolaban la zona de Las Mesitas, una bolsa de aire supuestamente envolvió el aparato y lo hizo caer a tierra sobre unos árboles.

De inmediato las autoridades activaron los mecanismos de rescate y levantamiento de evidencias. Se nombró una comisión técnica investigadora, la cual concluyó las averiguaciones en  septiembre pasado y entregó el informe al general Manuel Cáceres, director de Aeronáutica Civil.

 

Investigadores de la DGAC levantaron las primeras diligencias y concluyeron que factores climáticos influyeron a ocasionar el accidente.

El informe fue entregado a la Fiscalía de Delitos Comunes, a cuyas autoridades no convenció, porque no establece en forma concreta y científica quién es el responsable del accidente.

Pero el Ministerio Público ha considerado pedir una ampliación del informe, porque en el mismo se tiene que indicar quién es el presunto responsable para poder sustanciar un proceso penal o archivarlo por no contar con los elementos necesarios para entablar una causa penal.

De acuerdo al mayor Jorge Martínez, miembro de la comisión investigadora, los informes son elaborados de acuerdo a la normativa de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), no se busca señalar a responsables sino que establecer las causas del accidente y hacer recomendaciones a los operadores aéreos.

 

Los investigadores recomiendan tomar más medidas de seguridad al descender a Toncontín procedente del Cerro de Hula.

El mayor Martínez manifestó que la aeronave contaba con todos los instrumentos de aeronavegación y que los pilotos realizaban un descenso normal hacia Toncontín, en eso la conversación que sostenían con la torre de control se interrumpió y luego se registró el accidente.

Según el informe, el accidente se debió a causas climatológicas y a la impericia de los pilotos de poder controlar la aeronave en el descenso por las condiciones extremas de vientos de 90 nudos (160 kilómetros por hora) que imperaba en el espacio aéreo del cerro de Hula. Por eso la aeronave fue envuelta en una bolsa de aire y se precipitó a tierra estrellándose contra unos árboles del caserío Las Mesitas.

La Comisión Europea ha iniciado este miércoles tres investigaciones en profundidad y ha prorrogado una cuarta para aclarar si determinadas ayudas públicas a aeropuertos y aerolíneas en Francia, Alemania y Suecia cumplen las reglas de la Unión Europea en materia de competencia.

En concreto, Bruselas examinará inversiones públicas en los aeropuertos alemanes de Niederrhein-Weeze y Altenbourg-Nobitz durante casi una década; en el francés de Pau y en el sueco Västerás.

Las normas europeas permiten las ayudas de Estado si se dan en las condiciones que marca el mercado y que aceptaría también un actor privado.

En el caso del transporte aéreo, los subsidios para infraestructuras son compatibles siempre que sean “necesarias, proporcionales y su objetivo sea el interés general” y también deben garantizar “un acceso no discriminatorio a todos los usuarios y no afecten indebidamente al mercado interior”, según explica Bruselas en un comunicado.

Fuente: Europa Press.

 

blank