Terminos de Busquedas:

  • definición de tarifas aereas
  • tarifas aéreas definición

Terminos de Busquedas:

  • satelite del mar caribe
  • imagenes satelitales del caribe
  • imagen satelital del caribe
  • imagen satelital del mar caribe
  • islas del Caribe imagenes satelitales
  • satelitecaribe

Los especialistas de la industria consideran el avión uno de los más seguros del mundo

PARIS, FRANCIA.- El vuelo 447 de Air France cayó por “una convergencia de causas diferentes”, pero es todavía muy pronto para saber cuáles fueron, dijo el director general de la empresa matriz de Airbus en declaraciones difundidas el domingo.

El consorcio europeo Airbus fabricó el avión A330-200 de Air France que se desintegró el 31 de mayo con 228 personas a bordo en vuelo de Río de Janeiro a París. Los especialistas de la industria consideran el avión uno de los más seguros del mundo.

“En dichos accidentes, no existe una causa única”, dijo el director general de EADS Louis Gallois. “Es la convergencia de causas diferentes la que ocasionó dicho accidente”, agregó.

Los investigadores se han centrado en la posibilidad de que los monitores externos de velocidad, llamados tubos Pitot, quedaran cubiertos de hielo y emitieran lecturas falsas a los computadores del avión al mismo tiempo que encaraba una tormenta feroz.

Air France ordenó el 27 de abril reemplazar los tubos Pitot, fabricados por el consorcio francés Thales Group, en los Airbus de largo recorrido, tras notar los pilotos la pérdida de información sobre la velocidad del aparato en algunos vuelos de los modelos Airbus A330 y A340. Los tubos Pitot en el avión que se estrelló no habían sido reemplazados aún.

Empero, Gallois destacó que los investigadores “no saben si los Pitot contribuyeron al accidente”.

“Sabemos que Thales mejoró sus Pitot con un modelo nuevo porque tuvieron algunos problemas con el agua al despegar y al aterrizar”, añadió. “No fue un problema igual al encarado por un avión que vuela a 25.000 pies de altura (7.620 metros)”, agregó.

Airbus y no Thales, es “responsable de los aviones, eso es obvio”, insistió el ejecutivo.

El director general de Airbus, Tom Enders dijo que la empresa colabora con Air France y las autoridades francesas que encabezan la investigación, la BEA, para solucionar “el misterio del accidente”.

Air France reemplazó todas las sondas ‘Pitot’ de sus aviones Airbus A330 y A340 por modelos de nueva generación, declaró este lunes a AFP Erick Derivry, portavoz del SNPL, sindicato mayoritario de la aerolínea, tras el accidente del vuelo Río-París que costó la vida a 228 personas.

El responsable sindical precisó haber sido informado “durante este fin de semana” por la dirección de Air France del reemplazo de la integralidad de las sondas por modelos de la nueva generación.

Dichas sondas, que permiten medir la velocidad en vuelo, aparecían cuestionadas en el accidente de un A330 del vuelo Air France entre Rio de Janeiro y París, que cayó al Atlántico el 1 de junio con 228 personas a bordo.

“Air France aceleró el reemplazo de dichas sondas con respecto al calendario inicial”, precisó.

La compañía ya había reemplazado “por lo menos dos sondas” de las tres con que cuentan esos aviones, después de la amenaza formulada la semana pasada por algunos pilotos de no volar mientras dichos aparatos no fuesen reemplazados, y se había comprometido a reemplazar la tercera sonda antes del 5 de julio, precisó.

Air France cuenta con quince A330 y diecinueve A340.

El director general de Air France-KLM, Pierre-Henri Gourgeon, había confirmado el jueves la aceleración del programa de reemplazo de las sondas ‘Pitot’ en los Airbus A330 y A340, a pesar de declararse “no convencido” de que dichas sondas hayan sido la causa del accidente.

“Ese programa fue acelerado porque sabemos que en este accidente, hubo un problema en la medición de la velocidad”, había declarado a la prensa Pierre-Henri Gourgeon.

El 27 de abril, después de haber constatado incidentes en dichas sondas, la compañía había lanzado un programa de reemplazo en toda su flota de A330 y de A340.

Las conclusiones de la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA), encargada de la investigación técnica del accidente del Airbus A330 del vuelo Rio-París, señalan una “incoherencia de las velocidades medidas” por esas sondas, y las amenazas de boicot de los aviones por ciertos sindicatos había llevado a Air France a acelerar aún el programa en dichos aparatos.

Anteriormente, Air France reemplazaba los modelos antiguos de sondas en los A330 y A340 por uno de nuevo modelo, solamente cuando uno de ellos fallaba.

En los aviones A320, más pequeños, Air France ya había reemplazado todas las sondas ‘Pitot’ después de una recomendación emitida por Airbus en septiembre de 2007, que estimaba que los nuevos modelos demostraban “mejor rendimiento y eran más fiables”.

Esta recomendación no era obligatoria.

El presidente de Air France-KLM precisó que los primeros aprovisionamientos en nuevas sondas ‘Pitot’ para los A330 y A340 que había solicitado la compañía, habían llegado el 29 de mayo, es decir tres días antes del accidente del vuelo Rio-París.

 

Airbus no va a cambiar los sensores que miden la velocidad de sus aviones. Al menos, no lo contempla así en el segundo informe que ha reportado a las aerolíneas que usan sus naves, a raíz del accidente del A-330-203 de Air France.

El fabricante europeo sólo les advierte de que cuando se produzca una lectura errónea en la indicación de velocidad, los pilotos se limiten a acatar los procedimientos de los manuales, según consta en el citado documento, al que ha tenido acceso este diario.

“Sin prejuzgar el resultado final de la investigación, los datos disponibles llevan a Airbus a recordar a los operadores cuáles son las recomendaciones operacionales en caso de indicación de velocidad no fiable“, informa el fabricante.

En ese informe, remitido el pasado jueves a última hora de la noche a las aerolíneas, Airbus hace referencia a todos sus modelos de avión (A-300, A-310, A-300-600, las familias de los A-318, A-320, A-321, A-330 y A-340, y hasta el gigante A-380) y precisa el capítulo del manual que debe seguir un piloto cuando los indicadores de velocidad en vuelo dan indicaciones diferentes.

El fabricante reconoce que la ruta que siguió el avión de Air France cruzaba “una zona tropical de actividad tormentosa múltiple”. Esta información coincide con el parte elaborado por la Oficina Meteorológica de Londres para el 1 de junio, día del accidente, donde advertía turbulencias “severas”, además de tormentas de nieve, hielo y granizo.

En este sentido, Airbus informa a los operadores de que los mensajes que recibió el centro de mantenimiento de Air France, en París, procedentes del avión, de manera automática, indican que “existía inconsistencia entre los diferentes medidores de velocidad en vuelo”.

blank